• Facebook

IMÁGENES:  Todas las imágenes que ilustran los artículos y relatos de esta web y sus publicaciones son propiedad del autor de las mismas, así como las marcas comerciales y logotipos son propiedad de las empresas o personas a  nombre de las cuales están legalmente registradas y son reproducidas aquí solamente con el fin de ilustrar una reseña, crítica o análisis de las obras a las que hacen referencia. El Club de la Fábula no tiene relación alguna con el productor, productora o el director de la película, editor o autor del libro y de la portada del mismo. El copyright del poster, carátula,portada, fotogramas, fotografías e imágenes de cada DVD, VOD, Blu-ray, tráiler, libro, cómic  y banda sonora original (BSO) pertenecen a las correspondientes editoriales, autores, productoras y/o distribuidoras.

Una refrescante brisa marina me despertó de una incómoda pesadilla. Esclavo de la monotonía, me atavié y salí de una casa que siempre consideré bohemia, a escasos metros del océano. El sonido de las gaviotas ponía banda sonora a un paisaje que conocía como la palma de mi mano. Especias, alhajas y rumores de todos los rincones del mundo desembarcaban a manos de fornidos brazos forjados en la pugna contra las olas.  Al fondo, con sus características velas moradas y...

 Ha atravesado nebulosas, ha visto colapsar estrellas y nacer planetas en la inmensidad de un universo infinito. Le ha llegado luz desde todos los ángulos y ha visto la más cruda representación de la nada. Su cuerpo, en constante adaptación, ha atravesado marismas de hielo, ríos de lava, tormentas eléctricas… Ha resistido venenos de flora y fauna con la que jamás imaginó encontrarse, ha aprendido secretos que jamás debieron ser revelados. El tiempo, su más viejo...

Las estrellas se reflejaban como acuarelas en las tibias aguas de un arroyo sin nombre, y una brisa que anunciaba el verano desordenaba los plateados cabellos de un joven que meditaba sentado sobre las aguas. El bosque, como cada noche, susurraba secretos solamente para aquellos que sabían escuchar. Las hojas danzaban un baile tan antiguo como la lluvia, y el césped, prácticamente inmóvil, esperaba tímido la llegada del rocío.

La respiración del muchacho intentaba...

—Entra por las cerraduras, como un destello gélido y… desconsolado— dijo Liv entre susurros a su hermana pequeña Lena.

Los ojos de Lena parecían brillar con más intensidad que la hoguera que calentaba la pequeña cabaña de madera.

—Lena, rodea la cama con el círculo de sal— ordenó Liv. —Cuando entre, no podrá hacernos nada.

Lena asintió y obedeció a su hermana. Acto seguido, ambas se acostaron arropadas por la calidez de las llamas, lo único que se interponía entre e...

Please reload

ANUNCIO REVISTA.jpg

Más temas

Noticias