sicifinews logo.jpg
logo camarote.jpg
BANER HORIZONTAL.jpg

Dieciséis.


Ella no entendía nada, cuando aquel joven de rostro un tanto familiar se le acercó y empezó a hablarle, él le dijo que ojala viviesen en un mundo al revés, un mundo donde el ocaso fuera en el este y el sol llegara por el oeste, un mundo donde lloviese del suelo al cielo, donde los mares fuesen a morir dentro de los ríos salados. Un mundo en que a él no se le abriese la boca al verla y en donde no esperase cada mañana sentado en la escalera para en un disimulado amago coincidir en el ascensor con ella y poder oler su perfume disfrutando ese oasis de dieciséis segundos que le separaban del mundo gris que había al exterior. Él le hablaba de un mundo en donde ella estuviese loca por el y él apenas supiera de su existencia.