IMÁGENES:  Todas las imágenes que ilustran los artículos y relatos de esta web y sus publicaciones son propiedad del autor de las mismas, así como las marcas comerciales y logotipos son propiedad de las empresas o personas a  nombre de las cuales están legalmente registradas y son reproducidas aquí solamente con el fin de ilustrar una reseña, crítica o análisis de las obras a las que hacen referencia. El Club de la Fábula no tiene relación alguna con el productor, productora o el director de la película, editor o autor del libro y de la portada del mismo. El copyright del poster, carátula,portada, fotogramas, fotografías e imágenes de cada DVD, VOD, Blu-ray, tráiler, libro, cómic  y banda sonora original (BSO) pertenecen a las correspondientes editoriales, autores, productoras y/o distribuidoras.

  • Facebook
BANER HORIZONTAL.jpg

DESCUBRE PORQUE BOB ESPONJA PUEDE CAMBIAR TU VIDA A MEJOR

26/07/2016

 

 Pasan los años y se esfuman los sueños.

 

De niño o de más joven, en esa época en la que todo es posible, en la que la historia de nuestra vida aún está por escribir nuestras posibilidades ante el futuro  son prácticamente infinitas.

 

Podemos soñar con llegar a ser un cantante famoso, un futbolista de élite, un magnate de las finanzas, o simplemente poder vivir en el campo cultivando biológicamente tu  propia comida e integrado con el entorno.

 

Pero el tiempo trascurre, y casi cada día elegimos caminos y opciones que van dirigiendo nuestra vida en una dirección que  va apartándose paulatinamente de estos sueños primigenios. 

 

Tal vez no tuviste más remedio que elegir entre la menos mala de las opciones que se te presentaban día a día. Tu entorno, las circunstancias socioeconómicas  , tu suerte, tu familia, tus capacidades, tus obligaciones diarias son los primeros culpables a los que, pasado el tiempo y mirando atrás, responsabilizamos de habernos alejado de nuestro ideal de vida. Pero eso no es cierto.

 

Solamente hay un elemento que verdaderamente es el culpable de privarnos de nuestros ansiados sueños, y su pérdida es la causante de encontrarnos dónde nos encontramos.

 

Y este elemento tan simple y a la vez tan poderoso se denomina "Entusiasmo".

 

En mi conferencia sobre alquimia interior  uno de los puntos cruciales en los que hago trabajar a los oyentes es sobre como recuperar el entusiasmo sobre cualquier materia o tema. 

 

Y para ello hablo de un maestro en este arte. Este maestro jamás salió en los libros de filosofía, pero espero que algún día lo haga. Vive debajo del mar, en una piña concretamente, y sí, estoy hablando de Bob Esponja.  Y no es ninguna broma.

 

Si no lo conoces se trata de una serie de dibujos animados estadounidense creada por Stephen Hillenburg, que muestra la vida de una esponja marina y sus amigos.

 

Bob Esponja es el arquetipo del entusiasta, del optimista a ultranza que no se desanima por nada, y que a pesar de ser explotado por su jefe , el Señor Cangrejo que le paga un mísero sueldo o ser sistemáticamente rechazado y despreciado por su vecino Calamardo, nunca pierde su peculiar entusiasmo.

 

Volver a creer en nuestros sueños, recuperar el entusiasmo implica que no hay nada imposible en nuestra mente. Como cuando soñábamos con ser astronautas.  

 

Y para ejemplificar  muestra unas frases de Bob que se utilizan en el taller...

 

  • ¡Soy feo a mucha honra! (Bob) = No me importa mi aspecto, y mi físico no me hace vivir infeliz, es más, estoy orgulloso de mi imperfección.

  • ¡Come una cangreburguer, le hará bien a tu alma! (Bob)= Las pequeñas cosas materiales, que no las grandes o complicadas, pueden llenar nuestro interior de felicidad, sobre todo las que hacen bien a nuestro cuerpo. Ya en el Tao Te Ching (libro sagrado del taoísmo atribuido a Lao-Tsé) se puede leer "Vaciando sus corazones,Llenando sus vientres,Debilitando sus ambiciones,Y fortaleciendo sus cuerpos"

  • Feliz día de los tontos, para mi. (Bob)= Lo mismo que la primera frase, pero aplicado al intelecto. No me importa que tú seas más listo, o te consideres mejor, puedo no ser tan listo, pero soy feliz. O lo que s lo mismo el conocido "Solo sé que no se nada"  famosa frase atribuida al filósofo griego Sócrates (470 – 399 a.C) que refleja lo consciente que estaba de su propia ignorancia. Ya que solo el que es sabedor de lo mucho que le queda por aprender puede llegar a progresar en la senda del conocimiento, en contra del presuntuoso que piensa que todo lo sabe y que cierra su mente a nuevas ideas. Y también esta vez , la frase vuelve a tener de nuevo reminiscencias Taoístas, "No conozco nada y nada me preocupa.No veo diferencia entre sí y no.No veo diferencia entre bien y mal.No temo aquello que la gente teme en la noche (Lao-Tsé)"

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Please reload

BANER HORIZONTAL.jpg
Please reload