IMÁGENES:  Todas las imágenes que ilustran los artículos y relatos de esta web y sus publicaciones son propiedad del autor de las mismas, así como las marcas comerciales y logotipos son propiedad de las empresas o personas a  nombre de las cuales están legalmente registradas y son reproducidas aquí solamente con el fin de ilustrar una reseña, crítica o análisis de las obras a las que hacen referencia. El Club de la Fábula no tiene relación alguna con el productor, productora o el director de la película, editor o autor del libro y de la portada del mismo. El copyright del poster, carátula,portada, fotogramas, fotografías e imágenes de cada DVD, VOD, Blu-ray, tráiler, libro, cómic  y banda sonora original (BSO) pertenecen a las correspondientes editoriales, autores, productoras y/o distribuidoras.

  • Facebook
BANER HORIZONTAL.jpg

Cinexin: Nuestro primer 'Home Cinema' made in Spain

03/11/2016

 

No recuerdo el día en que los Reyes (por aquél entonces Papa Noel no venía por estas tierras hispanas) me trajeron mi Cinexin pero seguramente fuese uno o dos años después de que en 1971, empresa Exin lanzase uno de sus juguetes mñas famoso  y que se mantendría durante más tiempo en su catálogo general, un proyector de películas para niños  de 8 mm. Lo que si que recuerdo es que mi madre muchos meses después nos trajo de la capital nada más y nada menos que una película a color para este cine de juguete. Hacía tiempo que anunciaban en la tele "Cinexin ahora en color" o algo parecido. La expectación en casa era máxima. Así que sacamos nuestro  Cinexin que era un pequeño proyector que  funcionaba con 3 pilas LR-20/D, fabricado con un material plástico naranja, muy resistente, y que contaba con un mecanismo de proyección manual pero que resultó clave de su éxito, pues era el propio niño quien decidía si hacer avanzar (y a que velocidad), retroceder o congelar la imagen.Recuerdo que fuimos al dormitorio de mis padres y cerramos las ventanas para crear la obscuridad necesaria para que la proyección se viera. La misma caja de embalaje abierta hacía de pantalla. Tras colocar la cinta (recuerdo que era una operación algo engorrosa) le dimos al 'play' es decir, a mover la manivela manualmente. Y allí pudimos ver nuestra primera película del Cinexin en color. Pero la dicha duró poco. A mitad de la proyección (que duraba unos minutos) el aparato se estropeó y no pudimos acabar de ver la cinta. Nuestra decepción fue inmensa, y más sabiendo el esfuerzo económico que hizo mi madre para compramos esta cinta.

 

Nuestro Cinexin se guardó y nunca más rodó, probablemente meses después mi madre lo tirara a la basura.  Pero en mis recuerdos pesa mucho más que mi moderno Home Cinema, más caro, más grande, más eficiente, pero menos, mucho menos, 'Mágico'

 

 

 

Please reload

BANER HORIZONTAL.jpg
Please reload