IMÁGENES:  Todas las imágenes que ilustran los artículos y relatos de esta web y sus publicaciones son propiedad del autor de las mismas, así como las marcas comerciales y logotipos son propiedad de las empresas o personas a  nombre de las cuales están legalmente registradas y son reproducidas aquí solamente con el fin de ilustrar una reseña, crítica o análisis de las obras a las que hacen referencia. El Club de la Fábula no tiene relación alguna con el productor, productora o el director de la película, editor o autor del libro y de la portada del mismo. El copyright del poster, carátula,portada, fotogramas, fotografías e imágenes de cada DVD, VOD, Blu-ray, tráiler, libro, cómic  y banda sonora original (BSO) pertenecen a las correspondientes editoriales, autores, productoras y/o distribuidoras.

  • Facebook
BANER HORIZONTAL.jpg

Microrrelato : Partes de repuesto

10/02/2017

El anciano Fellowrocker yacía en estado crítico en la cama de su hospital privado. El multitrillonario de 203 años había vuelto a colapsar en medio de una junta directiva. Su silla levitatoria había podido estabilizarlo y sedarlo. Los robots médicos revisaron minuciosa y velozmente su condición. Segundos después dieron su diagnóstico: Error de software y hardware en sus pulmones biomecánicos, debido a una falla en su hígado sintético. No duraría más de 48 horas vivo. El último heredero de la fortuna familiar no debía fallecer tan pronto. Era el último de los financieros geniales que habían empezado a revolucionar toda la maquinaria económica del Sistema Solar. Dueño de propiedades en la Tierra, Marte, Titán y Encelado; dueño casi exclusivo de las minas en el Cinturón de Asteroides e importante accionista en todos los transportes espaciales, estaba a punto de donar células madre para tener un hijo que lo sucediera. Legalmente, este proceso requería que estuviera en pleno uso de sus facultades, por lo que no tenían más remedio que cambiarle sus partes defectuosas. Unos segundos más y se obtuvo la pronóstico: El uso de partes robóticas o sintéticas no era opción, por su condición crítica. Fellowrocker requería partes de repuesto orgánicas compatibles. Una fracción de segundo después la base de datos localizó las partes óptimas para instalárselas. Instantes después, una partida militar salió a cazar a Lou Xien, joven chino de 24 años, designado para donar obligatoriamente sus órganos a Fellowrocker, benefactor principal de su gobierno.

 

Please reload

BANER HORIZONTAL.jpg
Please reload