IMÁGENES:  Todas las imágenes que ilustran los artículos y relatos de esta web y sus publicaciones son propiedad del autor de las mismas, así como las marcas comerciales y logotipos son propiedad de las empresas o personas a  nombre de las cuales están legalmente registradas y son reproducidas aquí solamente con el fin de ilustrar una reseña, crítica o análisis de las obras a las que hacen referencia. El Club de la Fábula no tiene relación alguna con el productor, productora o el director de la película, editor o autor del libro y de la portada del mismo. El copyright del poster, carátula,portada, fotogramas, fotografías e imágenes de cada DVD, VOD, Blu-ray, tráiler, libro, cómic  y banda sonora original (BSO) pertenecen a las correspondientes editoriales, autores, productoras y/o distribuidoras.

  • Facebook
BANER HORIZONTAL.jpg

Microrrelatos de lectores: 'Tres versiones de la Muerte'

25/03/2017

 

 

Tres versiones de la muerte 1ra versión —Todos merecen compasión—suplicó el prisionero. —Sí, pero tú eres la excepción a la regla— respondió el verdugo mientras le disparaba. 2da versión —Todos merecen compasión—suplicó el prisionero. —Sí, pero tú eres la excepción a la regla—respondió el verdugo mientras le disparaba. —Todos merecen comprensión—suplicó el prisionero. —Sí, pero tú eres la excepción a la regla—respondió el verdugo mientras le disparaba. —Todos merecen la posibilidad de redimirse—suplicó el prisionero. —Sí, pero tú eres la excepción a la regla—respondió el verdugo mientras le disparaba. —Todos merecen una segunda oportunidad—suplicó el prisionero. —Sí, pero tú eres la excepción a la regla —respondió el verdugo mientras le disparaba. —Todos merecen que se les reconsidere la pena de muerte —suplicó el prisionero. —Sí, pero tú eres la excepción a la regla —respondió el verdugo mientras le disparaba. El encargado de disparar cada día estaba cansado de que le toquen cada vez más letrados los condenados. 3ra versión —Todos merecen que se les reconsidere la pena de muerte —suplicó el prisionero. —Sí, pero tú eres la excepción a la regla —respondió el verdugo mientras le disparaba. Despertó una vez más. Era la misma celda del inicio de su laberinto, el mismo soldado cimarrón que venía a llevarlo hasta el patio que empezaba a clarear por el amanecer. Eran treinta y ocho pasos exactos. De nuevo puesto de rodillas y la boca del cañón de la pistola colocada en su sien. El mismo olor a tierra y sangre. Ensayó otra de las variantes que pensó terminaría con el círculo vicioso de su muerte: —Todos merecen que se les otorgue una última llamada —suplicó el prisionero. —Sí, pero tú eres la excepción a la regla —respondió el verdugo mientras le disparaba. Volvió a despertar en la misma celda.

Please reload

BANER HORIZONTAL.jpg
Please reload