IMÁGENES:  Todas las imágenes que ilustran los artículos y relatos de esta web y sus publicaciones son propiedad del autor de las mismas, así como las marcas comerciales y logotipos son propiedad de las empresas o personas a  nombre de las cuales están legalmente registradas y son reproducidas aquí solamente con el fin de ilustrar una reseña, crítica o análisis de las obras a las que hacen referencia. El Club de la Fábula no tiene relación alguna con el productor, productora o el director de la película, editor o autor del libro y de la portada del mismo. El copyright del poster, carátula,portada, fotogramas, fotografías e imágenes de cada DVD, VOD, Blu-ray, tráiler, libro, cómic  y banda sonora original (BSO) pertenecen a las correspondientes editoriales, autores, productoras y/o distribuidoras.

  • Facebook
BANER HORIZONTAL.jpg

Microrrelato de lectores: 'Sueño'

29/03/2017

 

 

Lo primero fue decidir estar en medio de la explosión. Un fuego a la vez enorme y minúsculo. Después, trajo la oscuridad. Poco a poco, según su deseo, se empezaron a ver algunos puntos de luz. Al acercarse, se comprobó que esos puntos eran gigantes bolas ígneas, y las rodeaban mucho polvo. Pero ese polvo se reunía en bolas más pequeñas de materia, ya sea rocosa o líquida. Así, contempló cómo se formaban y morían estos sistemas. Fijó su atención en uno, no mayor ni menor que otros millones de sistemas. Este tenía una piedra singular conteniendo agua y aire, así como se la había imaginado. Decidió jugar con las primitivas firmas de vida, hasta llegar a una especie consciente de sí misma. Los llamó "humanos". Los humanos vivían sencillamente, lo cual le aburría. Decidió darse a conocer levemente a algunos de ellos por aquí y por allá, de firmas sutiles. Ellos lo reconocieron como "Dios", pero de muy diversas firmas. El humano crecía en conocimiento, en virtudes y pecados. Vio grandes y pequeñas obras de misericordia y grandes y míseros crímenes. Vio cómo el humano salía de su cuna para conocer una pequeña parte de su creación. El planeta original fue engullido por la estrella que lo crió. Y así, vio miles y miles de sistemas crearse, contener otras especies y morir lentamente. Pronto, se fueron apagando todas las estrellas, regresando a una oscuridad, que era un descanso para toda la actividad anterior. ¡Brahma! ¡Brahma! ¡Despierta! El joven abrió sus ojos y contempló plácidamente a sus dos esposas que le sonreían. Los campos no esperan, Brahma. Tu desayuno está preparado. El joven campesino se levantó con vigor renovado y feliz de haber tenido ese sueño nuevamente.

Please reload

BANER HORIZONTAL.jpg
Please reload