IMÁGENES:  Todas las imágenes que ilustran los artículos y relatos de esta web y sus publicaciones son propiedad del autor de las mismas, así como las marcas comerciales y logotipos son propiedad de las empresas o personas a  nombre de las cuales están legalmente registradas y son reproducidas aquí solamente con el fin de ilustrar una reseña, crítica o análisis de las obras a las que hacen referencia. El Club de la Fábula no tiene relación alguna con el productor, productora o el director de la película, editor o autor del libro y de la portada del mismo. El copyright del poster, carátula,portada, fotogramas, fotografías e imágenes de cada DVD, VOD, Blu-ray, tráiler, libro, cómic  y banda sonora original (BSO) pertenecen a las correspondientes editoriales, autores, productoras y/o distribuidoras.

  • Facebook
BANER HORIZONTAL.jpg

Microrrelato: 'Recurrencia'

12/05/2017

Nuevo microrrelato de nuestro colaborador habitual Fernando Salazar, con un final sorprendente (al que nos tiene acostumbrados Fernando) y con un inquietante sueño...

 

 

 

Stevie había tenido tres veces esta misma pesadilla: un niño, un joven, un adulto y un anciano estaban atrapados en una mansión, acechados por amenazas sobrenaturales. Lo curioso es que, dependiendo de la edad en que lo soñó, Stevie interpretaba el papel que le correspondía: la primera vez que tuvo su pesadilla, a los siete años, él era el niño; esa vez, descubrió que se podía evitar a unas hormigas con fuego. Así, cuando soñó lo mismo a los 28 y a los 49, luchó como las personas de su edad en la pesadilla. Ahora, en esta cuarta ocasión, a sus 70 años, ya sabía cómo se desarrollaba y como resolvería esta pesadilla. El final le era muy conocido: Había que cruzar un pasillo largo en escuadra, en cuya esquina había una habitación, donde un cuervo de 2 metros esperaba para atacarlos. Para retrasarlo, el niño arrojaría al cuarto un puñado de semillas, lo que les daba segundos de ventaja y salían, cerrando la puerta, con el enorme ave gritándoles "¡Ésto no ha acabado!". Sin embargo, al salir de la mansión, volteó, pero no vio al animal detrás del cristal. El sueño concluyó y, al abrir los ojos, vio su mesa de noche con todas las medicinas que tomaba. Las primeras luces del día comenzaban a iluminar la habitación... y entonces, escuchó: "Ahora sí; ésto está por acabar". Stevie volteó hacia la voz y lo último que vio en vida, fue un enorme pico abierto abalanzándose sobre él.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Please reload

BANER HORIZONTAL.jpg
Please reload