• Facebook

IMÁGENES:  Todas las imágenes que ilustran los artículos y relatos de esta web y sus publicaciones son propiedad del autor de las mismas, así como las marcas comerciales y logotipos son propiedad de las empresas o personas a  nombre de las cuales están legalmente registradas y son reproducidas aquí solamente con el fin de ilustrar una reseña, crítica o análisis de las obras a las que hacen referencia. El Club de la Fábula no tiene relación alguna con el productor, productora o el director de la película, editor o autor del libro y de la portada del mismo. El copyright del poster, carátula,portada, fotogramas, fotografías e imágenes de cada DVD, VOD, Blu-ray, tráiler, libro, cómic  y banda sonora original (BSO) pertenecen a las correspondientes editoriales, autores, productoras y/o distribuidoras.

BANER HORIZONTAL.jpg

Microrrelato de lectores 'Finito'

Microrrelato reflexivo de ciencia y ficción basado en la novela "El restaurante del fin del mundo"

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Permitidme que os haga una breve reflexión. El universo es infinito, ¿no?, y, como infinito, imaginamos algo tan sumamente gigantesco y exageradamente grande como la distancia que hay entre dos números, por ejemplo el 1 y el 2. Infinita. Es difícil poder imaginarse algo tan terroríficamente inmenso, podría decirse que hasta es imposible para la forma de vida dominante y descendiente de los simios de un pequeño planeta llamado Tierra. Aunque Tierra es sólo el nombre que le dan en algunos lugares de tal planeta, ni ellos han sabido ponerse de acuerdo. Pues bien, si bien es cierto que el término infinito es aplicable al universo, también es cierto que el término finito debería ser aplicable al número de planetas en los que hay vida en él, pues es reconocido en la literatura universal que no todos los planetas poseen vida en ellos. Por lo tanto y reiterándome con el fin de dejarlo claro, el universo cuenta con un número finito de planetas con vida. Es por ello que en ciertos libros y revistas publicados 4 años plutonianos después del fin del universo (cuya descripción la abordaremos en otra ocasión) se postula que en realidad la vida es algo tan improbable y desdeñable que no incurriríamos en error al afirmar que pueda ser un simple error de programa, o incluso que ni exista, dado que algo finito contenido en algo infinito es, prácticamente, muy poquita cosa. Debido a ello, cada vez que tiendo la ropa y llueve, simplemente respiro, recuerdo la importancia de la vida, y rápidamente se me pasa el estrés que me produce la estúpida relación que tienen el tiempo meteorológico y mi maldita lavadora.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Please reload

BANER HORIZONTAL.jpg
Please reload