IMÁGENES:  Todas las imágenes que ilustran los artículos y relatos de esta web y sus publicaciones son propiedad del autor de las mismas, así como las marcas comerciales y logotipos son propiedad de las empresas o personas a  nombre de las cuales están legalmente registradas y son reproducidas aquí solamente con el fin de ilustrar una reseña, crítica o análisis de las obras a las que hacen referencia. El Club de la Fábula no tiene relación alguna con el productor, productora o el director de la película, editor o autor del libro y de la portada del mismo. El copyright del poster, carátula,portada, fotogramas, fotografías e imágenes de cada DVD, VOD, Blu-ray, tráiler, libro, cómic  y banda sonora original (BSO) pertenecen a las correspondientes editoriales, autores, productoras y/o distribuidoras.

  • Facebook
BANER HORIZONTAL.jpg

Un cuento de ciencia ficción infantil para contar a los niños: 'Quesoni'

13/05/2018

Os presentamos este relato de 'RAY BISBICUSTH'  que nos ofrece un subgénero de la ciencia ficción muy poco tratado, la 'Ciencia ficción infantil' . De sobra conocemos historias fantásticas para niños, fábulas en que los animales se convierten en protagonistas , cuentos con princesas y caballeros, pero aun con honrosas excepciones  hemos de decir que los cuentos de ciencia ficción para los más pequeños no se prodigan mucho. Por eso os dejamos ese muy apto para contar a los niños antes de dormir, para que sueñen..con las estrellas.

 

 

  • Existio alguna vez un planeta pequeño llamado QUESONI, habitado por una raza de ratoncitos muy listos e inteligentes, llamados QUESONIANOS. QUESONI, era el séptimo planeta de un sistema carameloide, ubicado en el centro de una galaxia conocida bajo el nombre de ALGODÓN DE AZUCAR, vecina de otra galaxia llamada VIA LACTEA. Este planeta era compuesto exclusivamente de queso, con un nucleo de chocolate, motivo por el cual QUESONI, era un mundo deliciosamente rico en caudales y ríos de malteada de chocolate, es fácil deducir que los quesonianos, se nutrían básicamente de queso, y chocolate, la fuente vital de esta raza ratuna. Tambien existió alguna vez, un quesoniano, inventor y científico, llamado CARL RATUNUS, fue el primer ratonauta en salir de la atmosfera quesoniana, y descubridor de un nuevo planeta al cual denominaron CHICLONIA, por ser compuesto exclusivamente de chicle, naturalmente a sus habitantes se los denomino como los CHICLONIANOS, cuya composición celular era íntegramente de chicle. Durante su séptima misión ratuna al espacio, en la nave llamada VAINILLA-XII, CARL RATUNUS, hace un desconcertante y triste descubrimiento, cuando girava alrededor de su planeta natal, CARL, al ver la gravedad de lo que observava, informo de inmediato a la base ratuna, diciendo: -VAINILLA XII, a base CEREZA, cambio. -Recibido VAINILLA siga. -CEREZA, observo a QUESONI, y veo al planeta carcomido. -jo,jo,jo, Con una satirica risa los ratones de base CEREZA, se burlan de CARL RATUNUS, Pocos minutos después CARL, agarra su cámara fotográfica, y toma una foto, al ya deteriorado planeta QUESONI, y continua girando alrededor del planeta, desconcertándose cada vez mas por la explotación ratuna de queso, lo cual estaba llevando al planeta al su exterminio. CARL RATUNUS, ingresa al planeta QUESONI, sin buenas noticias para los QUESONIANOS. Al dia siguiente CARL RATUNUS, se dirige a la población ratuna, en la organización de naciones ratunas, por sus siglas, (O.N.R.), y respaldado por sus fotografías, el científico ratuno declara: -Habitantes ratunos de QUESONI, con incertidumbre y tristeza, debo advertirles que nos estamos comiendo nuestro planeta, y si no controlamos nuestra forma de comer queso, y deber lagos de malteada de chocolate, nuestro mundo desaparecerá para siempre de nuestro sistema carameloide, y los quesonianos , nos extinguiremos. JO,JO,JO, con una satirica risa los ratones de la organización de naciones ratunas, se burlan de CARL RATUNUS, este abatido y triste , abandona las instalaciones de la sede, y se marcha a casa. Por otro lado, un monarca ratuno, rico y codicioso, llamado FELLER RATUNUS, toma la vocería del ratuno planeta, invitando a los quesonianos, a explotar a QUESONI, y aprovechar sus recursos deliciosamente ilimitados, FELLER, exclama: Raticas y ratones de quesoni, solo existe una vida ratuna, disfrútenla, deban y coman, este mundo es nuestro y ningún quesoniano va a reprocharnos lo contrario, a partir de ese instante la población quesoniana, inicia una sobreexplotacion de los recursos quesunos, sin control alguno. Fue asi, como QUESONI, empezó literalmente a ser comida por sus ratunos pobladores, los ratones mas codiciosos secaron ríos y lagos de malteada de chocolate, y grandes terrenos quesunos, los cuales desaparecieron para siempre del planeta, aquella simpatica raza de ratoncitos se había transformado en una plaga devastadora para su planeta. Al observar esto, con angustia y espanto, CARL RATUNUS, aborda su nave, diseñada por el mismo, la llamada VAINILLA-XII, y decide abandonar al planeta QUESONI, la tristesa lo abrumava a medida que se alejava de atmosfera ratuna, y con gran incertidumbre observa lo poco que va quedando de su planeta , y el oscurom futuro que le esperaba a esta raza ratuna. Horas después, CARL RATUNUS, llega al planeta CHICLONIA, el cual había descubierto en una de sus varias misiones espaciales ratunas, en donde solicita asilo ratuno al embajador de los CHICLONIANOS, quien le da la bienvenida: -Saludos extranjero, bienvenido a nuestro mundo, en nombre de nuestra raza chicluna, eres bienvenido y te aceptamos en calidad de refugiado ratuno en nuestro planeta. Feliz, se puso CARL RATUNUS, pues había encontrado un hogar nuevo donde vivir, y triste a su vez , por haber abandonado al planeta QUESONI. Transcurrido un tiempo, CARL, es nombrado como el primer embajador ratuno extranjero, el emperador de los CHICLONIANOS, se mostro curioso por las razones por las cuales aquel raton, había abandonado su planeta natal, a lo cual CARL le responde: -De veras, no comprendo aun a mi especie ratuna, perdió su sentido común ratuno, agotando y devastando los limitados recursos de QUESONI, extensiones montañosas quesunas, y grandes lagos y ríos de chocolate desaparecieron, como no tolerava esta situación, preferí el exilio, antes que desaparecer con mi especie ratuna. El emperador cicloide responde: Mi apreciado amigo roedor, nosotros en el planeta cicloide tuvimos un problema muy similar, hubo un tiempo en que comenzamos a comernos sin control, grandes extensiones de chicle, de un momento a otro sabores de arboles cicloides de tuti fruti, fresa, uva, desaparecieron para siempre. Nos preocupamos, y fue asi como todos los habitantes cicloides nos unimos, y surgió la CONCIENCIA CHICLOIDE, lo que permitió que salvaramos a nuestro chicluno planeta. CARL RATUNOS , se mostro asombrado por el grado de conciencia chicluna de los habitantes de aquel mundo hecho de chicle. Mientras tanto en el planeta QUESONI, Feller ratunus, continuaba con su política consumista de acabar con los recursos de queso y chocolate, a medida que su poder y riqueza aumentaban , QUESONI, desaparecia y se reducia diariamente de tamaño. Tiempo después, en el planeta cicloide, se funda el primer odservatorio cicloide, para odsevar toda la galaxia de algodón de azúcar, el emperador cicloide nombra a CARL RATUNUS, como director del observatorio, pero este no muy alegre, estaba muy preocupado por la situación de planeta nata, pues diariamente odservava desde su telescopio como QUESONI, se reducia de tamaño, peligrando la existencia de su raza ratuna. Los días transcurrían en el pegajoso planeta de chicle, CARL RATUNUS, aprendía las formas como los habitantes de chiclonia conservaban sus recursos, Como el reciclado chicluno, la purificación de liquido chicluno, y conservación de grandes extensiones de chicle en su mundo. Dia a dia, se aprendía algo nuevo de los chiclonianos, y asi dia a dia, CARL odservaba como su planeta QUESONI, desaparecia delante de sus ojos. Una mañana, CARL , como de costumbre, manipula su telescopio dirijiendo su vista a su mundo, intrigado quedo, cuando no lo encontró en la profunda oscuridad del espacio, QUESONI, había desaparecido, y sus habitantes ratunos también. Ese fue un inolvidable dia para aquel raton, quien se había convertido en el único de su raza, existente en el universo. Este convivio larguísimos años con los chiclonianos, y fue muy feliz, como es natural un dia CARL, murió por vejez ratuna, desapareciendo para siempre esta singular especie. Por tal motivo, la raza chicloniana, conserva, y preserva, sus finitos y limitados recursos de su planeta chiclonioano , sin olvidar jamás lo acontecido en aquel olvidado planeta ratuno, para nunca repetir la historia de aquella mitica raza ratuna.

     

     

     

     

     

     

     

     

     

Please reload

BANER HORIZONTAL.jpg
Please reload