• Facebook

IMÁGENES:  Todas las imágenes que ilustran los artículos y relatos de esta web y sus publicaciones son propiedad del autor de las mismas, así como las marcas comerciales y logotipos son propiedad de las empresas o personas a  nombre de las cuales están legalmente registradas y son reproducidas aquí solamente con el fin de ilustrar una reseña, crítica o análisis de las obras a las que hacen referencia. El Club de la Fábula no tiene relación alguna con el productor, productora o el director de la película, editor o autor del libro y de la portada del mismo. El copyright del poster, carátula,portada, fotogramas, fotografías e imágenes de cada DVD, VOD, Blu-ray, tráiler, libro, cómic  y banda sonora original (BSO) pertenecen a las correspondientes editoriales, autores, productoras y/o distribuidoras.

BANER HORIZONTAL.jpg

LA LLANURA DE LAS AMAPOLAS

 

 

Hace mucho, mucho tiempo, cuando los dioses aún habitaban las tierras de Lissandria, se produjo una gran batalla por la liberación de los mortales. Un combate ininterrumpido que duró cien soles y cien lunas y que hoy en día se conoce como la Batalla de las Amapolas. En ella, se enfrentaron las demoniacas huestes del Imperio Oscuro, al servicio de los dioses; y el flamante ejército de la Confederación Vigía. La lucha fue terriblemente sangrienta, implacable, cruel y salvaje. Sobre todo salvaje. Las mujeres y los hombres libres de Lissandria luchaban por el amor a su tierra mientras que los demonios del Imperio Oscuro lo hacían por el miedo al yugo de sus amos.

En el último día de la guerra, cuando apenas un centenar de hombres y mujeres mantenían heroicamente la lucha, ya condenada al fracaso, contra un millar de criaturas del averno, ocurrió algo que sorprendió a todos los presentes. Un ser, enfundado en una armadura dorada, apareció de la nada arremetiendo contra los demonios de los dioses. Sus golpes eran mortales y su armadura impenetrable. Pronto los pocos engendros divinos que quedaban tuvieron que huir despavoridos. En el otro bando enseguida aparecieron los gritos de victoria y júbilo. Sin embargo, la alegría duró poco. El tiempo que ese ser empezó a aplastar sus cuerpos bajo el acero de su maza.

Desde entonces, en donde antaño crecían amapolas blancas ahora crecen amapolas carmesíes. Los sabios de la zona cuentan que se debe a los ríos de sangre que recorren el subsuelo desde la masacre de la Batalla de la Amapolas…

Please reload

BANER HORIZONTAL.jpg
Please reload