• Facebook

IMÁGENES:  Todas las imágenes que ilustran los artículos y relatos de esta web y sus publicaciones son propiedad del autor de las mismas, así como las marcas comerciales y logotipos son propiedad de las empresas o personas a  nombre de las cuales están legalmente registradas y son reproducidas aquí solamente con el fin de ilustrar una reseña, crítica o análisis de las obras a las que hacen referencia. El Club de la Fábula no tiene relación alguna con el productor, productora o el director de la película, editor o autor del libro y de la portada del mismo. El copyright del poster, carátula,portada, fotogramas, fotografías e imágenes de cada DVD, VOD, Blu-ray, tráiler, libro, cómic  y banda sonora original (BSO) pertenecen a las correspondientes editoriales, autores, productoras y/o distribuidoras.

BANER HORIZONTAL.jpg

Un proyecto superior (Ciencia ficción cómica)

19/11/2018

 

Saludos, soy el cerebro de Alonso Braulio Calvo. O al menos, la parte de él que aún sigue siendo Alonso Braulio Calvo. En unos minutos, dejaré de serlo para pasar a formar parte de algo más grande. Algo absolutamente maravilloso. Pero creo que me he adelantado un poco. Discúlpenme, no estoy acostumbrado a estar fuera del cráneo de Alonso. Mejor les contaré la historia desde el principio. Como podrán deducir, antes yo estaba en el interior de Alonso Braulio Calvo, una persona que cualquiera describiría como “normal”: 23 años, recién graduado en ADE y Derecho por la Universidad Castilla-La Mancha, con novia, haciendo un curso de Telecomunicaciones, trabajando como becario en una empresa y con las aficiones y gustos tan habituales en la gente de su edad: las series, los videojuegos, las películas de Marvel e ir al gimnasio. En fin, nadie que destacara especialmente a ojos de cualquier ser humano…permítanme resaltar lo de ser humano. Bien, poco antes de salir de él, Alonso y yo fuimos al valle de Toledo con su novia Elena con fines lúdicos. Aparcamos el coche y comenzamos a ascender hasta la roca del Rey Moro, que corona el valle y a la que suele subir mucha gente para contemplar las hermosas vistas de la ciudad imperial. O, en el caso que nos ocupa, para retozar alegremente. Pero aquella noche no había ni un alma, pues ya me dirán a qué ser con un mínimo de inteligencia se le ocurre subir al valle de Toledo una noche de febrero, ya que como mínimo se le quedarían los pezones como una barra de pan comprada tres días antes. En fin, iré directo al grano: justo en el momento en que estaba enviando a Alonso la orden de introducir su lengua en la boca de Elena, un haz de luz blanca nos rodeó. En un primer momento, Alonso y yo pensamos que sería algún guarda forestal entregado a su trabajo…hasta que nos dimos cuenta de que la luz venía de arriba. Solo había dos explicaciones razonables: o el Señor nos había escogido para construir un segundo arca o nos estaban abduciendo los extraterrestres. Resultó ser lo segundo. De pronto, Alonso y yo comenzamos a ascender, como izados por un cable, mientras Elena trataba de retenernos, aterrorizada. Sin embargo, su esfuerzo fue en vano, ya que continuamos subiendo hacia aquella cegadora luz. No comprendería porqué Elena no fue alzada con nosotros hasta más tarde. Al terminar nuestro ascenso, el primer sentimiento que experimentamos fue el miedo. El hecho de que estuviéramos a oscuras no ayudó mucho a mitigarlo. Traté de calmar a Alonso, pero al encenderse las luces, el terror acabó por dominarlo por completo. Ante nosotros, se extendía una habitación de un blanco brillante y aséptico. Era como si estuviera diseñado por Apple pero, lógicamente, eso no era lo aterrador. Lo realmente terrorífico eran las cuatro criaturas que se erguían ante nosotros. Ahora, los Sumos Hacedores me parecen los seres más hermosos que el Universo es capaz de concebir, pero en aquel momento resultaban ciertamente…impactantes. Trataré de hacer justicia a su aspecto con una breve descripción: su cuerpo es similar al de un Gallimimus de color marrón oscuro, tienen un cuello extremadamente largo en forma de U, con una pronunciada curva hacia abajo que asciende hasta alcanzar la altura de una farola mediana. Dicho cuello está sujeto por un monociclo que les ayuda a sostener la cabeza en el aire, la cual es redonda y de un tamaño similar a la humana, pero sus ojos son negros como los de un caballo y, donde los humanos tienen la cara, ellos tienen unos quelíceros rojizos similares a los de las arañas. Todos ellos llevan en uno de sus brazos acabados en garras negras un bastón que los ayuda a caminar. Como comprenderán, un cerebro tan insignificante como yo se sintió aterrado al no poder clasificar a los Sumos Hacedores en ninguna familia animal conocida, ya saben cómo somos las mentes humanas cuando nos enfrentamos a algo que no comprendemos. Pero, ahora que pasó el tiempo y comprendo cuál es su proyecto, los Sumos Hacedores me parecen los seres más puros y bellos de la existencia. Como decía, los Sumos contemplaron a Alonso durante un rato, utilizando los babeantes quelíceros para comunicarse, emitiendo unos sonidos que en aquel momento no pudimos comprender, una especie de mezcla entre el ruido que haría alguien con la boca tapada y pedorretas. Finalmente, uno de ellos se dirigió a nosotros utilizando el castellano: “Saludos, Alonso Braulio Calvo, hijo de Ernesto Braulio Calvo y Claudia Pérez-dijo-no nos temas. Has sido seleccionado para ser el nuevo miembro del Proyecto Illuminati. Por favor, síguenos sin oponer resistencia”. Asombrado ante este sorprendente y fluido uso de nuestra lengua madre, ordené a Alonso que se pusiera en pie. Tras esto, los Sumos Hacedores nos escoltaron hacia una puerta que había al fondo de la sala, que se abrió automáticamente a nuestro paso. Mientras caminábamos por el pasillo (completamente blanco también), el Sumo Hacedor continuó con su relato: “Mi nombre es K’Rlos, líder de los Sumos Hacedores. Mis compañeros son Lu’Rds, Jakcint’O y T’Resa. Como te decía, has sido seleccionado para formar parte de nuestro longevo proyecto en España”. Mientras hablaba, llegamos a un punto del pasillo a cuyos lados se extendían dos vitrinas que contenían bustos blancos. Alonso y yo no dábamos crédito: no solo tenían forma humana, sino que tenían dibujados en un estilo hiperrealista unos rostros sorprendentemente familiares, pues incluían a Mariano Rajoy, Pablo Iglesias, Jorge Javier Vázquez y Rafa Mora, entre otros. Mientras Alonso observaba los bustos, K’Rlos prosiguió: “Desde tiempos inmemoriales, los Sumos Hacedores hemos tratado de crear la forma de vida perfecta. Para ello, llevamos a cabo el Proyecto Big Bang, que fue un éxito a medias. La parte buena es que decidimos empezar a crear vida en la Tierra puesto que, tras el Big Bang, la atmósfera y el agua parecían hacer de ella un lugar ideal para ello. Lo malo es que en cuanto al diseño de la forma de vida que queríamos crear, no nos poníamos muy de acuerdo, así que decidimos crear unos pequeños seres que vosotros llamasteis “células” y ver que ocurría. El caso es que el hermano Ge-Ming Wei, uno de los diseñadores, había bebido demasiado Vod’K y, como resultado, acabaron naciendo los dinosaurios. A pesar de su extraña apariencia, decidimos tratar de convertirlos en la forma de vida definitiva. Por desgracia, tras los Proyectos Triásico, Jurásico y Cretácico, nos dimos cuenta de que aquellos seres eran ingobernables. Así que decidimos comenzar de nuevo: disparamos con nuestro cañón de plasma (que vosotros lleváis años confundiendo con un meteorito) directamente contra la Tierra y privamos a los dinosaurios de su existencia, no sin antes transformar a algunos de ellos en pájaros, ya que el hermano Hor’Nr les había tomado cierto cariño y no quería deshacerse de ellos por completo. En fin, tras muchas otras creaciones, conseguimos crear la que en aquel momento creímos que sería nuestra obra maestra: los seres humanos, la forma de vida perfecta, mucho más manejables que los salvajes dinosaurios…no podíamos imaginar lo MUY equivocados que estábamos”. Al fin, llegamos a otra puerta automática que daba paso a una sala circular mayor que la anterior. En las paredes había mesas con paneles de control, en los que tecleaban varios Sumos Hacedores sentados en taburetes, igualmente blancos. Sobre ellos había enormes monitores en los que se podían ver distintas imágenes de noticieros españoles: María Dolores de Cospedal dando una rueda de prensa, Íñigo Errejón dando una conferencia en la Universidad Complutense, Kiko Hernández soltando su última exclusiva sobre la vida personal de Isabel Pantoja… En el centro de la sala había un gran bloque de cristal tras el que otros Sumos Hacedores terminaban de dar los últimos retoques a dos sujetos, un chico de unos 23 años de cuerpo musculoso, ojos azules, barba corta y pelo moreno, peinado en cresta; y una chica de 22, con el pelo teñido de rosa. En el techo se erigía una cúpula con una cristalera que representaba algunos acontecimientos de la Historia de España: la conquista de Granada, Francisco Franco inaugurando pantanos, el 23-F, Lola Flores suplicando a la gente que se marchara de su boda, José Luis Rodríguez Zapatero cambiando la velocidad máxima de 120 a 110, y Jesús Gil presentando su programa en Marbella. Al entrar, K’Rlos continuó hablando: “Desde el primer momento quedó claro que erais aún peores que los dinosaurios: violentos, irracionales y no especialmente inteligentes. Introdujimos algunas mejoras, ya que pensamos que podía deberse a que era un prototipo (el Proyecto Australopithecus), pero nos dimos cuenta al llegar al Homo Sapiens, con una enorme desazón, que el problema era inherente a vosotros. No obstante, también erais la criatura más imaginativa de todas cuantas habíamos creado, y vimos en esta creatividad una nueva esperanza. Así, comenzasteis a crear ciudades, coches, aviones, barcos, escribíais libros, componíais canciones, rodabais películas…pero también fabricabais armas, instrumentos de tortura y prensa rosa.” Pasamos junto al cristal del centro, dentro del cual uno de los Sumos Hacedores, utilizando un control remoto, controlaba el brazo de la chica, que sujetaba un palo selfie con el que se grababa a sí misma. Entonces, tomó la palabra T’Resa: “verás, cuando nos dimos cuenta de lo anárquicos e impredecibles que erais, comenzamos a preocuparnos ya que, con vuestra imaginación ilimitada, podíais llevar a cabo algún tipo de avance tecnológico que os permitiera descubrir nuestra existencia. Y visto lo que ha pasado cada vez que descubríais algo nuevo, lo más probable es que hubierais emprendido una guerra sin cuartel para apoderaros de nuestra tecnología, y desde luego al Universo no le conviene en absoluto que caiga en vuestras manos. Así que decidimos que lo mejor que podíamos hacer era manteneros lo más entretenidos que podamos hasta que logremos crear la forma de vida perfecta. Así fue como nació el Proyecto Illuminati”. Dicho esto, K’Rlos señaló con el bastón los monitores que nos rodeaban. “Nosotros somos la facción de ese proyecto centrada en controlar España. Créeme, no ha sido nada fácil. Cuando os enviamos a AM’adeo D’ Sa’Boia, el pobre volvió hecho polvo. Es posible que seáis uno de los países más complicados de manejar. Estos monitores muestran los sujetos que enviamos de vez en cuando para…”agitar” un poco las cosas. Cuando os cansáis de ellos, sencillamente los retiramos hasta que los podamos reutilizar aprovechando cierto factor nostálgico o las circunstancias sociales. Algo como lo que hicimos con Operación Triunfo recientemente, todo un éxito. En otras ocasiones, debemos desviar vuestra atención con algún tipo de cortina de humo para que no os deis cuenta de los verdaderos males. Es la mejor forma de evitar que avancéis. Algo así como lo que pasó con el Proyecto Kta’Lunia-dijo, mientras en pantalla aparecía el Parlament-en aquel momento, para evitar que os centrarais demasiado en el paro o la desigualdad, enviamos al sujeto Pu’Xdemont a Bruselas. De este modo, todas vuestras fuerzas se centraron en crear memes o comentar en redes sociales su huida. Así, logramos que no tomarais medidas en asuntos más importantes y, por tanto, que no avanzarais. Como os estabais cansando del tema, programamos a An’A G’Bri-El para que marchara a Suiza. Así de sencillo.” Tras decir esto, señaló a Rajoy: “M. Ra’Joy es otro buen ejemplo. Verás, ¿nunca te has quejado de que los políticos hagan promesas que luego no cumplen? Bien, en realidad SÍ que quieren cumplirlas…pero en cuanto comprobamos que vais a votar a alguno para que gane, le abducimos-como hemos hecho contigo-y lo “reprogramamos” para que haga exactamente lo contrario de lo que decía antes. Recientemente tuvimos que hacerlo con M’Arianko y el artículo 155. Así, conseguimos que se hablara más de eso que de cualquier otra cosa. El problema es que de vez en cuando se le produce algún cortocircuito y da algunos fallos. Aún estamos tratando de averiguar qué quiso decir con aquello del suyo, beneficio político. Lo malo de los políticos es que caducan enseguida. Cuando pasa un tiempo y empiezan a enfadaros, los cambiamos por otros o hacemos que surjan nuevas caras que los sustituyan, como hicimos recientemente con Pe’Dro SAnxEzz. Luego, nos dedicamos a hacer que se peleen en el Congreso por tonterías para que acto seguido pacten precisamente por aquello por lo que estaban peleando. Es muy divertido, la verdad”. En aquel momento, la chica del pelo rosa comenzó a decir una serie de frases pre-programadas a una cámara de videoblogs “No dejes de luchar por tus sueños”, “sé tú mismo, que nadie te diga cómo debes vivir tu vida”, “carpe diem”. “Estos dos-explicó T’Resa-son dos modelos nuevos de proyectos ya vigentes. Ella forma parte de la Iniciativa Y’Tuber, los técnicos están programando las frases que debe decir cuando edite sus vlogs. Más tarde, se la preparará para que se haga tatuajes, salte en paracaídas y viaje a algún país como la India, hechos de los que después dará buena cuenta en sus redes sociales y vídeos, aumentando así sus seguidores.” Junto a la chica, el Sumo Hacedor que supervisaba al chico joven, estaba programándolo para que tocara el piano: “Este es para continuar con el éxito del Proyecto Al-Bor’N, uno de los más sencillos: un chico joven, con barba, de buen ver, que toque la guitarra y el piano (aunque no despreciamos otros instrumentos) y canciones cuanto más cursis y tópicas mejor. Hay varios de estos en tu país, funcionan bastante bien”. En aquel momento, el Sumo Hacedor que lo manejaba comenzó a teclear en un ordenador que tenía junto a él una serie de frases, que el chico comenzó a cantar: “De tus besos de miel aún guardo el recuerdo/de tus ojos de luz aún conservo su fulgor”. Cuando cantó la frase, en el monitor se leyó la frase: “Fangirlómetro: 89”. “Mmm, parece que el Hermano Al-Ex’Andro Ab’Ad debe esforzarse un poco más”. Tras esto, T’Resa nos indicó que les siguiéramos hacia otra puerta. Al atravesar la puerta, llegamos a una sala diminuta únicamente compuesta por una silla con sujeciones en los brazos. Sobre ella, un extraño artefacto similar a una probeta enorme colgaba del techo. Alonso y yo comenzamos a temernos lo peor. “Debido a esta efímera utilidad de los políticos, tuvimos que recurrir a la televisión. Enviamos al hermano PaKollo Vazzile a la Tierra para que llevara a cabo la Operación Mediaset. Así, con la inestimable ayuda de JoR’Ke Xa’Avir Vázzk’Es, Mer’Sdes Milka o Em’Ma Gar’Çía, logramos impedir el progreso de muchos jóvenes, ya que ellos son el futuro de un país y, por lo tanto, potencialmente peligrosos.” Nos íbamos aproximando a aquella ominosa silla. El terror se acrecentaba por momentos. “Descubrimos hace mucho tiempo-continuó T’Resa-que a los humanos os encanta ver a otros humanos comportándose como salvajes. Así, creamos programas en que seres como los K’Nis, las Xo’Nis o los T’Rtulianos, traídos de los rincones más recónditos de la galaxia, pero de aspecto muy similar al vuestro, para que dieran rienda suelta a su comportamiento animal, logrando nuestro objetivo con un abrumador éxito. Fue incluso mejor de lo esperado, ya que su influencia logró que muchos de los humanos comenzaran a comportarse como ellos, y cuando comenzaron a reproducirse, no había duda de que la Operación M’Diatset había triunfado.” Entonces, K’Rlos pronunció las palabras que Alonso y yo estábamos temiendo oír: “Bien, Alonso, como habrás podido ver, todas estas operaciones y sujetos forman parte de un plan superior: hasta que los Sumos Hacedores logremos diseñar la forma de vida perfecta, debemos manteneros controlados, puesto que el avance de los humanos podría propiciar que lograrais haceros con nuestra tecnología, y eso es algo que no debe ocurrir”. Entonces, tras todo ese tiempo de aterrado silencio, fui capaz de lanzar una frase desesperada: “¿Y ya puestos, por qué no nos destruís de golpe a todos y ya está? ¿Por qué seguir con este juego cruel?” “No, no, no, nada de eso-intervino T’Resa-verás, no os destruimos porque, a pesar de vuestros muchos defectos, sois la criatura más entretenida que hemos visto jamás. Nadie tiene vuestra creatividad ni vuestra capacidad para inventar. Es algo de lo que tomamos buena nota para incorporar lo mejor de vosotros a la próxima especie. Por eso debemos manteneros vivos, pero centrados en cosas sin importancia. La verdad es que con España está resultando más fácil de lo que pensábamos que iba a ser”. Tras esta demoledora respuesta, casi resignados, preguntamos: “¿y esto qué tiene que ver conmigo?”. La respuesta no fue menos demoledora: “oh, ¡tiene mucho que ver! Verás, hemos observado que eres un chico con mucha curiosidad e iniciativa, lo cual puede llevarte muy lejos en la vida…y eso es algo que está muy bien, pero que debemos controlar”. En aquel momento, Lu’Rds y Jakcint’O sujetaron a Alonso por los brazos: “no…por favor, no…” T’Resa trató de calmarlo: “A tu novia ya la modificamos en su momento. Lo sentimos, pero una chica que ha estudiado Ingeniería Aeroespacial es potencialmente peligrosa. No te preocupes, no será doloroso”. Mientras forcejeaba y gritaba, Alonso era arrastrado hacia la silla…“podrás continuar con tu vida sin ningún problema, pero cuando vayas a hacer algún importante avance tecnológico, será para mejorar la calidad de los televisores, así la gente verá mejor la telebasura”... lo sentaron en la silla y le pusieron las sujeciones en los brazos y los pies…“cuando termines la carrera de Derecho, será para defender a algún político corrupto”…el artefacto que pendía sobre la silla comenzó a descender…”y cuando quieras destacar y ser distinto, harás exactamente lo que hace el resto de la gente. No podemos permitirnos demasiados líderes”…la enorme probeta se posó sobre la cabeza de Alonso y, por tanto, sobre mí…”ah, por cierto, sobra recordarte que tus gustos musicales van a sufrir un pequeño ajuste. Lo siento, puedes ir olvidándote del rock y el blues. A partir de ahora solo habrá lugar para el reggaetón”. Aquello fue demasiado. Comencé a marearme. Alonso gritaba, sus ojos casi estaban fuera de las órbitas. El artefacto diabólico comenzó a taladrar su cabeza con un láser. Quemaba. Me extrajeron de su cabeza y aquí estoy, en pleno proceso de reprogramación. Al principio estaba aterrorizado pero ahora…ahora lo veo claro. Los Sumos Hacedores solo quieren lo mejor para nosotros y para el Universo. Los cerebros humanos no debemos desarrollarnos tanto. Es un enorme peligro para todo lo existente. Ahora me siento feliz…feliz de poder ser una pieza más del maravilloso Proyecto Illuminati. Feliz de ser exactamente como todos quieren que sea. Feliz de…de…ya tu sae, bebé…

Please reload

BANER HORIZONTAL.jpg
Please reload