• Facebook

IMÁGENES:  Todas las imágenes que ilustran los artículos y relatos de esta web y sus publicaciones son propiedad del autor de las mismas, así como las marcas comerciales y logotipos son propiedad de las empresas o personas a  nombre de las cuales están legalmente registradas y son reproducidas aquí solamente con el fin de ilustrar una reseña, crítica o análisis de las obras a las que hacen referencia. El Club de la Fábula no tiene relación alguna con el productor, productora o el director de la película, editor o autor del libro y de la portada del mismo. El copyright del poster, carátula,portada, fotogramas, fotografías e imágenes de cada DVD, VOD, Blu-ray, tráiler, libro, cómic  y banda sonora original (BSO) pertenecen a las correspondientes editoriales, autores, productoras y/o distribuidoras.

BANER HORIZONTAL.jpg

Porqué Vulcano no existe y Tatooine sí.

No, este no es un artículo en el que se enfrentan las dos sagas Star (Trek y Wars), que por otra parte amo por igual en ecuánime frikismo. Además, al final del presente escrito vamos a equilibrar la balanza para que ambos planetas queden en igualdad de condiciones.

 

 

 

 

Y es que los nombres de planetas ficticios al final no lo son tanto, sino que han tomado su denominación de otros elementos reales, planetarios o no, y a veces encierran curiosas historias. Pero vayamos por partes.

 

¿Por qué Vulcano no existe?

 

El planeta Vulcano del que Gene Rodennberry  tomó nombre e inspiración para el hogar de la famosa raza galáctica de orejas puntiagudas  fue en primera instancia un hipotético cuerpo celeste intramercurial propuesto en septiembre de 1859 por el matemático y astrónomo francés Urbain Le Verrier. Corría el año 1840, y los astrónomos de la época, basándose en la vigente Ley de la Gravitación Universal de Isaac Newton, detectaron  una inexplicable  variación de 43 segundos de arco en el perihelio del planeta Mercurio, saltándose el rocoso planeta  dicha ley a la torera. Ante tal imposibilidad  el director del Observatorio de París, François Arago, impelió al afamado  matemático  y también astrónomo Urbain Jean Joseph Le Verrier que tratara de explicar mediante cálculos  tal anomalía, llegando a la conclusión años después de que tal interferencia era provocada por un pequeño planeta que orbitaba el Sol más allá de Mercurio, al que bautizaron como Vulcano.

La comunidad científica  se convenció de su existencia, pues no en vano, y por el mismo procedimiento Le Verrier descubrió ya anteriormente el planeta Neptuno por sus interferencias gravitatorias respecto a Urano, confirmándose posteriormente su existencia mediante observaciones en el lugar del cielo predicho por Urbain, lo que le otorgó la autoridad suficiente para ir vaticinando la existencia de otros planetas ante cualquier apreciable variación orbital.

Una pléyade (nunca mejor dicho) de astrónomos aficionados y profesionales se afanaron en la caza de Vulcano, afirmando muchos de ellos haberlo visto realmente, aunque tal planeta jamás existiese. Dada su teórica proximidad al Sol con los problemas que ello conlleva para su observación se propuso cazar al esquivo mundo durante los eclipses. Así se intentó por primera vez desde España durante el eclipse de 1860. Pero nada de nada, ni Vulcano, ni Mr. Spock se vieron por allí. El punto álgido de la pesquisa de este mítico astro aconteció durante el  eclipse de 1879 en Estados Unidos, que congregó a un ingente número de astrónomos aficionados y personas tan relevantes como el mismísimo Thomas Alva Edison. Nada concluyente salió de esta batida, aunque algunos viesen no uno, sino dos planetas intramercuriales, pero que  con el tiempo se demostró que eran solamente lejanas estrellas situadas detrás del astro rey. Un año antes de este eclipse, en 1877, Le Verrier falleció  en paz, con el total convencimiento de la existencia de Vulcano. En su defensa hay que decir que sus cálculos eran correctos según los conocimientos de la época. Tuvo que venir Albert Einsten y su revolucionaria teoría para atribuir tal perturbación orbital de Mercurio a los efectos relativistas de la gravedad solar.

 

¿Por qué Tatooine si existe?

 

Tatooine, el planeta natal de la  polémica familia Skywalker, es un mundo desértico situado al margen de las zonas más civilizadas de la galaxia dentro del imaginario de Star Wars. Hogar de contrabandistas, Jawas, Moradores de las arenas y demás elementos fuera de la ley, es un auténtico pozo de corrupción dominado por los Hut, con la excepción de un escaso puñado de honrados granjeros de humedad,  así como también el punto de partida de las principales tramas del guión de la saga creada por George Lucas.

Una de las características que comparte con Vulcano es su extrema aridez, no en vano dos soles castigan su superficie cada día con sus rayos. Lo que muchos seguidores de la saga no saben es que Tatooine tomó su nombre en la ficción de la región tunecina en la que se rodaron la mayor parte de las escenas pertenecientes a dicho planeta, la región de Tataouine, que comparte también climatología y abundancia de  arena con su homólogo ficticio.

 

Pues bien, gracias a Maciej Konacki, Tatooine existe ahora en la vida real. El nombre de Maciej Konacki, aunque suene como el de un personaje de la saga, pertenece en realidad a un astrónomo polaco de profesión,  pero  gran aficionado a Star Wars, que en 2005 descubrió un exoplaneta en el sistema múltiple HD 188753 situado a 151 años luz de la Tierra, y que  por sus similitudes con el Tatooine del celuloide, eso sí, con un sol de más, lo bautizó con dicho nombre. Un descubrimiento importante pues no en vano fue el primer planeta hallado en un sistema estelar triple.

Pero lejos de quedarse solo con bautizar un planeta como Tatooine, Maciej en un alarde de valentía friki  creó el acrónimo T.A.T.O.O.I.N.E. (The Attempt To Observe Outer-planets In Non-single-stellar Environments) para nombrar al tipo de planetas formados en sistemas  estelares múltiples, hecho  que era considerado imposible hasta la fecha. Con un par. De soles…

 

 

Epílogo.

 

Pero cuando parecía que solamente los seguidores de Luke y compañía poseían un trocito de cielo real para admirar un planeta de su saga y los trekies debían de conformarse solamente con imágenes virtuales,  científicos del Observatorio del Monte Lemmon situado en  Arizona descubrieron en 2018 un asombroso planeta en el sistema HD 26965, conocido también como Eridani A (perteneciente también a un sistema triple) del tamaño de dos Tierras, potencialmente habitable  y cuyas características se podrían asemejar al Vulcano de Star Trek, que, oh casualidad de las casualidades la saga ubica  precisamente en dicho sistema, a una distancia de 16 años luz de la Tierra, situándose el exoplaneta descubierto a 16,39 años luz de nosotros con lo que la coincidencia es todavía más sorprendente, por lo que la cultura popular y los medios  pasaron a llamarlo Vulcano de inmediato.

Así que sí, tanto Tatooine como Vulcano existen en el frio y vasto cosmos, además de en los sueños e historias creadas por los ínfimos habitantes de este planeta. Y cabe preguntarse: ¿Quizás en otro planeta seres hayan soñado con nuestro mundo de una u otra forma y nos hayan situado en sus mapas además de en sus fantasías? Puede que sí o puede que no, o también puede que algún articulista alienígena se esté haciendo también ahora, precisamente esta pregunta…

Tags:

Please reload

BANER HORIZONTAL.jpg
Please reload