IMÁGENES:  Todas las imágenes que ilustran los artículos y relatos de esta web y sus publicaciones son propiedad del autor de las mismas, así como las marcas comerciales y logotipos son propiedad de las empresas o personas a  nombre de las cuales están legalmente registradas y son reproducidas aquí solamente con el fin de ilustrar una reseña, crítica o análisis de las obras a las que hacen referencia. El Club de la Fábula no tiene relación alguna con el productor, productora o el director de la película, editor o autor del libro y de la portada del mismo. El copyright del poster, carátula,portada, fotogramas, fotografías e imágenes de cada DVD, VOD, Blu-ray, tráiler, libro, cómic  y banda sonora original (BSO) pertenecen a las correspondientes editoriales, autores, productoras y/o distribuidoras.

  • Facebook
BANER HORIZONTAL.jpg

La elección.

 

 

Como cada mañana, Eva, el despertador emitió su sensual voz femenina. Sin embargo en esta ocasión, en lugar del frío y habitual “buenos días, son las 8”, dijo: “Buenos días, John. Hoy es el día y aún no has hecho tu Elección. Te recuerdo que  tienes de plazo hasta las 12 solamente”.

John frunció el ceño. Es cierto. No lo recordaba. –Eva-dijo-¿No habías solicitado una prórroga?

-Así fue- respondió la voz del despertador desde la consola situada en la pared- pero la petición fue desestimada. Hoy es tu 65º cumpleaños y debes hacer tu Elección. De hecho, los comerciales responsables de ayudarte acaban de establecer conexión audiovisual.

La consola se iluminó y dos rostros aparecieron, sonrientes. El primero en hablar fue un hombre de mediana edad, enfundado en una bata blanca, con gafas de montura ligera y corbata de pajarita.

-Buenos días, John. Soy el Dr. Blackout y quiero solicitar su colaboración para vencer la pandemia global que nos azota. Solo con su ayuda podremos conseguir volver a ver a nuestros niños correr sanos y fuertes por los jardines y crecer y ser padres de otros niños que nazcan sanos. Es por ello que le solicito que done su cuerpo a la ciencia, como una colaboración indispensable para nuestros investigadores.

Apenas terminó de hablar el científico, la imagen de una atractiva joven de rubia melena suelta y almendrados ojos verdes dedicó una amplia y sugerente sonrisa a través de la pantalla.

-Hola, John. Me llamo Kate. He venido a pedirte un gran favor, que solo tú puedes concederme. ¿Querrías ayudarme a terminar con la hambruna en el mundo? Tú puedes hacer que esos niños que hoy no tienen nada que llevarse a la boca mañana puedan disfrutar de una jugosa y caliente comida. Solo tienes que aceptar donar tu cuerpo para que sea reciclado y sirva para salvar la vida de muchos niños.- La faz de la joven esbozó un seductor gesto de pena.- ¿Querrías hacerme ese favor?

-Estos han sido los mensajes publicitarios emitidos por el Gobierno con motivo de su día de la Elección- Dijo una voz metálica procedente de la consola, al tiempo que los dos rostros desaparecían de ella. -Se le recuerda que debe hacer su elección antes de las 12 horas de hoy. A partir de ese momento su cuerpo será reclamado por las Autoridades Sanitarias. En caso de no haber llevado a cabo su Elección, se procederá a decidir al azar su destino final.

-¡Eva! – Aulló John- ¡Tienes que volver a pedir una prórroga!

-Lo siento, John- respondió el despertador. -Teclea en la consola tu elección. Nuestra relación finalizará en 5 segundos.

Las luces de la habitación se apagaron por completo, con la única excepción de dos teclas que, una de color verde y otra de color azul, permanecieron parpadeando en la oscuridad. John, lentamente, se levantó de la cama y se encaminó hacia ellas.

Please reload

BANER HORIZONTAL.jpg
Please reload