IMÁGENES:  Todas las imágenes que ilustran los artículos y relatos de esta web y sus publicaciones son propiedad del autor de las mismas, así como las marcas comerciales y logotipos son propiedad de las empresas o personas a  nombre de las cuales están legalmente registradas y son reproducidas aquí solamente con el fin de ilustrar una reseña, crítica o análisis de las obras a las que hacen referencia. El Club de la Fábula no tiene relación alguna con el productor, productora o el director de la película, editor o autor del libro y de la portada del mismo. El copyright del poster, carátula,portada, fotogramas, fotografías e imágenes de cada DVD, VOD, Blu-ray, tráiler, libro, cómic  y banda sonora original (BSO) pertenecen a las correspondientes editoriales, autores, productoras y/o distribuidoras.

  • Facebook
BANER HORIZONTAL.jpg

Francisco Lezcano, un pionero de la Ciencia Ficción Española.

13/11/2017

Pionero de la Ciencia Ficción española y creador prolífico, no solo de relatos y escritos de ficción, sino de obras gráficas y plásticas y que con 85 años ha vivido en primera persona aquellos adelantos tecnológicos que anticipaba la ciencia ficción que leía y que él mismo creaba. En el Club de la Fábula hemos tenido la suerte de recabar en su obra y en su interesante y socialmente comprometida vida. Sirva este pequeño reportaje como tributo y reconocimiento de su extensa carrera artística.

 

 

 

Uno de los pioneros de nuestro amado género en España, como dan cuenta por ejemplo sus ANTOLOGÍAS de las Ediciones Acervo de Barcelona  y que gracias a la ediciones du CLA,de Jacques Ferrón y del editor de IDEES ET AUTRES, han circulado también, fuera de España.

 

Francisco Lezcano nace en la Barcelona del 34 , en plena época de pre Guerra Civil Española. Tiempos convulsos que quizás marcaron también una vida animada por el compromiso social real, pero también por la utopía de la ciencia ficción. Pasa su juventud en Las Palmas de Gran Canaria dónde estudia y se forma para trasladarse por motivos laborales a Madrid. Posteriormente se exilia en París y ello supone un cambio en su concepción artística tal como nos relata en la entrevista que le hemos realizado.

 

ENTREVISTA

P- Aunque en esta revista te entrevistamos en calidad de escritor de ciencia ficción, faceta en la que ahondaremos más adelante, sabemos que eres un creador polifacético, sobre todo en lo tocante a las artes plásticas. Y no nos es desapercibido, habiéndonos acercado a tu obra, que ambos universos se entremezclan. ¿Hasta qué punto la una ha influenciado a la otra?

 

R-Mi andar  de escritor de Ciencia Ficción, como mi faceta de dibujante, pintor e incluso escultor, ha sido siempre un tándem, una simbiosis. Lo frecuente es que el texto me sugiriera una viñeta, un cuadro o una escultura.

Ya en los años 60.Les Editions du CLA(Francia),dirigidas por el escritor Jaques Ferrón, las ediciones IDEES ET AUTREs de de Bernard Goorden, me solicitaban dibujos y viñetas.

 

 P- En los años 70 te exilias en Paris. Suponemos que fue una decisión vital, pero también artística. ¿Qué supuso el contacto con la vida cultural del París de los 70?

 

R-Al final de los 70, con tres mil pesetas en el bolsillo, tres cuadros bajo el brazo y una gran fe en mi mismo, me exilié sintiéndome amenazado por la represión del franquismo y harto de la esterilidad cultural del momento. Mi contacto con  París, aún flotando en la atmósfera el aire renovador de la revolución de Mayo del 68, para mí fue como una explosión, una resurección, como si me hubiesen nacido alas. Pronto me encontré exponiendo en el Palacio de las Naciones Unidas, no me lo creía

 

P- Entrando de lleno en tu vertiente de escritor  de ciencia ficción ¿Qué te hizo elegir este género como campo de tus creaciones  literarias? ¿Es cuestión de preferencias personales o hay debajo como suelo sostener yo alguna motivación vital más profunda?

 

R-Yo era muy pequeño cuando mi padre me fascinaba con la narración de LA GUERRA DE LOS MUNDOS, LA MAQUINA DEL TIEMPO,

LOS PRESUNTOS CANALES MARCIANOS, EL VIAJE A LA LUNA y sus elucubraciones científicas o seudo: un visionario que me hablaba del cine en color y de la televisión, de la comunicación sin hilos...

 Mi hermano Pedro, 14 años mayor que yo, era un apasionado de películas como KING- KONG, EL HOMBRE INVISIBLE, EL GABINETE DEL DOCTOR CALIGARI, EL MONSTRUO DE FRANKESTEIN, HORIZONTES PERDIDOS...etc,etc. Y muchas noches me enseñaba a descubrir en el cielo planetas y constelaciones. Con él intentábamos imaginarnos como serían los seres que suponíamos existente en mundos lejanos. Y yo por propia naturaleza siempre me he interesado todo desde el átomo a la estrella. Tuve un ambiente de familia abierta a todos los sueños y delirios.

 

 P- Suponemos que tras tus muchos años como escritor habrás podido observar en prospectiva la evolución del género tanto en nuestro país como a escala mundial. No nos resistimos a preguntar a alguien con ese bagaje y visión de conjunto como ha ido cambiando la manera de escribir ciencia ficción en todos estos años…

 

R-La manera de escribir Ciencia Ficción no ha variado, pero el progreso de la cultura, de la ciencia, los medios actuales tecnológicos, ha enriquecido muchísimo los temas, las ideas. y los esquemas .Los tópicos de los años precedentes van perdiendo razón de existir.

 

P-Sabemos de un grupo llamado ESPACIO del que fuiste miembro. Cuéntanos algo más sobre el mismo.

 

R-El titulo del grupo induce al engaño, pues a pesar de su nombre, se trataba de un grupo que fue creado en la Escuela de Arte -Luján Perez - de Las Palmas de Gran Canaria, por su director. Un grupo de pintores (Felo Monzón, Lola Masieu,Pino Betancor, Pino Ojeda y Yo). Hermanados por la pintura abstracta en oposición a la cultura burguesa y tradicional y retrógrada. Grupo de militancia artística. 

 

P-Nuestra revista, ‘El Club de la Fábula’ es una revista que se publica digitalmente, cuyos lectores abarcan todo el ámbito hispanoparlante y que se lee más de un 60% de las veces  desde Smartphones. ¿Para los escritores de ciencia ficción de tu generación no era esto en aquellos años ciencia ficción pura y dura? En otras palabras ¿Cómo se lleva vivir en primera persona aquellas cosas que eran puras conjeturas científicas hace 50 años?

 

R-Vamos a ver. De ayer a hoy el avance tecnológico ha sido fabuloso y conste que sólo estamos en la primera marcha de una escalera a la que no se le ve el final. Yo cumpliré 84 años el 19 de enero. Esto me ha permitido vivir en el siglo 20 y en el 21. Me parece maravillo porque me siento como en la Máquina del Tiempo. He visto el nacimiento de los dirigibles de vuelo majestuoso y su trágica muerte. He visto la evolución de los aviones de madera y tela, ronroneantes y lentos, hasta los super aviones de metal que dejan atrás el sonido. ¡Cuánto sueño de Ciencia Ficción hecho realidad!      Cuando pienso en mi adorada máquina de escribir Hispano Olivetti, sobre la que he tecleado sueños durante años, cuando pienso en las clandestinas multicopistas de estencil, con las que editábamos panfletos antifranquistas y fanzines de Ciencia Ficción... y me veo hoy delante de mi ordenador y de mi mesa de montaje de Videos para la tele y con mi cámara submarina entre las manos, me creo que estoy soñando. Sin ir más lejos ,en mi infancia teníamos en la escuela medio lápiz para cada uno que salto a hoy donde tengo una caja de carton rebosando bolígrafos, un útil de trabajo inimaginable en la época de la plumilla y del grafito.

 

 P-No soy nada bueno cerrando entrevistas, así que para terminar me gustaría que les dijeras algo a nuestros lectores, muchos de ellos también creadores de relatos,  desde tu experiencia. Algunas palabras como consejo para crear y disfrutar de la ciencia ficción.

 

R-En lo posible es que se escriba siempre sin rencor, ni resentimiento social, que se olvide el proyectar sus fantasmas de sexo y violencia en los extraterrestres. Que la ciencia ficción sirva para abrir ventanas hacia la libertad y no temores . Que la filosofía y el humanismo tengan su lugar. No sé... Que lean mucho y de todo .Que piensen siempre en la existencia del otro, que el humor no decaiga. Que se autovigile el Ego.

 

 

 

UNA PEQUEÑA MUESTRA DE SUS CREACIONES LITERARIAS AMBIENTADAS CON PARTE DE SU OBRA PICTÓRICA.

 

En posteriores entregas iremos publicando sus colaboraciones amablemente cedidas, pero como adelanto os ofrecemos esta pequeña muestra

 

 

 

 El otro Saturno


 

RELATO:

De pequeño, casi todos los años, los Reyes Magos me regalaban un trompo de música. Su sonido me fascinaba.

Ida la infancia y ya bien entrado en la edad adulta, tres veces he oído el mismo sonido flotar sobre mi cabeza, arriba, delante, quizá a unos cincuenta metros, pero la fuente emisora fue siempre invisible. Esto en España (1970), en Holanda (1973) y en Francia
(1987)...¿Un obsequio de otros Reyes Magos)

FRANCISCO LEZCANO


Para hacerla habitable realizamos muchas reformas a la arcaica masía que, incluidas sus
Cincuenta y seis hectáreas de entorno en equilibrio ecológico, tuvimos la suerte de adquirir por cuatro cuartos. Una prolífica naturaleza que nos prodigaba de honores. Colinas alfombradas de buen pasto y boscosas de castañeros. Un oasis entre Toulouse y Foix.

La configuración de la rústica vivienda nos había forzado a ubicar nuestra alcoba en la buhardilla. Al principio anduvimos un poco a disgusto, porque sólo era posible erguirse a los pies de la cama para no tener encontronazos con las vigas...

Felizmente, gracias al nocturno canto de los ruiseñores, residentes en los árboles que daban lo umbroso al estanque tapizado de nenúfares, animado de rojos peces y de batracios con garganta de tenor: gracias al ronco y espectral ulular de la gran lechuza blanca, señora de la centenaria encina pararrayos y paraguas de lo que fue granero; gracias a los noctámbulos animales, a los murmullos transmutados por los vientos en fascinantes palabras de misterio...

La buhardilla acabó por subyugarnos. Nos hicimos a sus voces multiplicadas, a su serena intimidad, a su secreta poesía.

Las once de la noche habían quedado atrás. Ya estábamos en la cama. Mi mujer, recostada sobre un cojín retenido ajo el brazo derecho, leía el libro depositado a su lado sobre la colcha escocesa. Yo sostenía el mío entre las manos, la espalda apoyada en el cabezal “capitoné”.

De vez en cuando, enormes mariposas nocturnas kamikaces de la noche, se estrellaban atraídas por las luces de la habitación, produciendo un sordo ruido de arcoiris roto contra los cristales de las ventanas.

En la planta baja, los hijos de mi compañera, que tenían nueve y diez años; y el mío, de once recién estrenados, dormían. Todo flotaba en un baño de lírica calma.


De pequeño, no sé por qué, siempre le pedía a los “Reyes Magos”, una de esas peonzas de lata policromada que giran a golpes de émbolo, emitiendo eólicas notas muy armoniosas... Hablo de ello porque fue un similar sonido el que nos sorprendió. Venía de lejos, acercándose por el costado norte de la granja.

-¿Qué es eso? –preguntó mi mujer, fijando inquieta la mirada en los cristales de la alargada y estrecha ventana a nuestra izquierda.

- No lo sé . Tal vez un helicóptero –le respondí sin creérmelo.
- ¿Un helicóptero? –interrogó, esbozando un mohín de escepticismo-. Lo parece, pero...
- Tienes razón...¿a lo mejor es uno de esos “cacharros!
- ¿Qué cacharros?
- Un OVNI, un Platillo Volante, E.T.... o algo por el estilo.
- ¡Bromeas! –me explicó, dejando escapar una risita burlona, y significándome con un gesto del índice sobre la sien, sus dudas sobre mi cordura.

Sentí un poco de vergüenza, porque la posibilidad del “hombrecito verde” no me había parecido absurda.

El sonido se estabilizó sobre el tejado.
-¡Diablos! –exclamé excitada-. Voy a ver de que va la cosa.

Abandoné el lecho y crucé la habitación encorvado para no sacudirme un porrazo con la carpintería del bajo techo. Al otro lado, abrí de par en par la amplia ventana. El cielo aparecía nítido. La luna llena permitía una espléndida visibilidad. El sonido armonioso e inquietante surgía frente a mí, sin embargo...

- Dime ¿Qué ves? –inquirió mi compañera, con un temblor en la voz, reflejo de su estado entre el temor y la curiosidad.
- No lo sé. Está ahí, en alguna parte, pero no hay nada.

Miré abajo, al jardín. Phebus, nuestro perro pastor alemán, la cabeza apuntando al cielo, las orejas en alerta, sentado, rugía sordamente a una entidad o cosa solo visible para él.

- ¡Phebus! ¡Cállate! ¡Échate!

No obedeció a la primera, pero lo hizo en cuanto las delicadas notas se hubieron casi disipado en la distancia, entonces cerré la ventana y regresé a la cama.

Durante un minuto permanecimos oído atento, y como ni el perro ni el sonido se manifestaron, nos concentramos de nuevo en la lectura... aunque, como se dice¨con la mosca en la oreja-


Al poco nos dormimos, yo con el libro abandonado sobre el vientre; mi mujer con el suyo arrugado por completo contra el pecho.

Habría transcurrido una media hora, cuando lastimeros aullidos y gruñidos de enfado en sordina, nos sobresaltaron.

- ¿Qué tiene ese animal? –mascullé incorporándome de tan mal talante que me di un cabezazo contra el techo.
- ¡Maldita sea!

Medio atontado, de tres zancadas alcancé la ventana, la abrí y me puse a llamar al perro.

- ¡Phebus! ¡Phebus! ¿Qué tienes? ¡Ven aquí!

Mi mujer había salido de la vivienda. Corría en bata de una lado para otro, buscando al perro.
Se le oía, pero imposible localizarlo entre los matorrales y sus sombras, pese a la clara luz lunar.

- ¡ Phebus! ¡Phebus!
- ¡Déjalo! –grité fastidiado de tanto desvelamiento- estará persiguiendo un zorro.
- ¿Persiguiendo?... más bien se diría que la víctima es él.
- Entonces andarña escapando de un jabalí.
- ¡O del ruido! – me especificó- ¡Está ahí otra vez!
- Si, pero se aleja... Y al perro ya no se le oye... Mira, cariño, tengo mucho sueño...Sube, vas a coger frío. Yo me acuesto, ¿vale?

Cerré la ventana sin preocuparme más y no sé si por fatalismo, comodidad o exceso de optimismo regresé flemáticamente al lecho y me deslicé en él como una carta en un buzón...

A medio dormir, oí la voz de mi mujer exclamando:

-¡Phebus!
-¿Vaya! –pensé- Ya lo ha encontrado: espero que en buen estado. Los jabalíes tienen malas pulgas.

Bostecé hasta hacer restallar mis maceteros. El sueño me alcanzó como un mazazo.


Cuando sentí que me tocaban el hombro, abrí los ojos y me volví malhumorado, pero el taco que tenía en la punta de la lengua me lo tragué al descubrir a mi compañera rodilla en tierra junto a la cama, pálida como un cirio y los ojos dilatados. Balbuceaba sin conseguir enfilar palabra.

-¿Qué te pasa? –pregunté, alarmado por su estado- ¡Cálmate!
- Han metido a Phebus en una cajita de plástico –tartamudeó sin dejar de tembla-.
- ¿Qué quieres decir? No te entiendo.

Su respuesta fue sacar del bolsillo de la bata un cubo transparente, de siete centímetros de arista, en cuyo interior Phebus indagaba el cielo con las orejas y la nariz.

- Pero... pero... –me quedé boquiabierto. No podía creerme aquel prodigio de bonsái animal-. ¿Quién le ha hecho esto? ¡No es posible! ¿Dónde lo encontraste?
- En el suelo, junto a la caseta... –frunció el entrecejo y permaneció pensativa, buscando una respuesta lógica-
- ¿Qué reflexionas? –le pregunté impaciente-.
- Tal vez... no sé... ¡ Debe tratarse de una broma!... quizá esa memez de la T.V.:”La cámara oculta”

Cogí el cubo con prudencia, amoscado. Al tacto era tibio. A la presión, ytierno como una goma para borrar. A la vista, nítido como cristal de bohemia.

Mi mujer recuperó el cubo y lo observó fijamente.

-Cariño... ¡No es un perro de verdad!
- Lógico, querida.
- Es una imagen...Algo así como una foto tridimensional.
- ¿Una imagen holográfica?
- Si. En circuito cerrado. Observa... el perro repite los mismos gestos todo el tiempo.

Aquella figura en movimiento perpetuo nos dejó hechizados...

-Creo que deberíamos prevenir a la policía o al Ministerio de Defensa –me susurró mi mujer, rompiendo la atmósfera mágica instalada entre ambos.

-¡Ni hablar –reaccioné con agresividad, aunque solo pretendía determinación-. Nadie va a creernos –especifiqué- .Y lo peor es que si lo hacen, se terminará nuestra paz, seremos víctimas de una fauna de depredadores, integrada por periodistas científicos, curiosos, místicos, cientos de turistas domingueros... en fin, cabrones de toda especie. Hemos trabajad durante diez años con nuestros propios brazos, para preservar este remanso
en perfecta estabilidad. No lo echemos a perder.

-Entonces ¿Qué vamos a hacer?
- ¡Nada! Por el momento, salvo cerrar el pico.
- Pero...pero podría tratarse de algo grave, por ejemplo: un experimento militar.

Cuando oí la palabra militar salté sobre el colchón como un equino dardeado por un tábano.

- Razón de más! Todo el mal que se le pueda hacer a esa lacra de la humanidad, será siempre bien venido.
- Lo sé... por ese lado ya sabes que compaginamos... bien... no diremos nada. Pero me pregunto:¿Y a los niños?
- ¡Nada!
- Bueno, sin...¿y el cubo? ¿Qué haremos con él?
- Lo ocultaremos y los acontecimientos decidirán.

Mi esposa dudó unos segundos antes de asentir. A continuación me entregó el cubo, que me apresuré a disimular en el fondo del “secreter” de la cómoda.

-Y...y Phebus?... va a ser un disgusto para los críos en cuanto se aperciban de su desaparición –susurró mi compañero bajo las sábanas- Espero que vuelva.
-Regresará, cariño. No te preocupes.


Sonadas las cinco de la mañana, varios ladridos volvieron a expulsarnos de la cama. Corrimos hacia la ventana y a través de los cristales, traslúcidos por el vaho, distinguimos con dificultad la silueta del animal junto a la caseta, ladrando guturalmente, como si temiera hacerlo.

-Voy a bajar por si está herido –dije- Y recuperando mi bata abandonada en el respaldo
de una silla, me la endosé mientras descendía las escaleras de dos en dos, sobre la punta de los pies para no despertar a los niños, a Dios gracias, con un sueño de acero y dormitorio interior.

 

 Dimensión Ultra Mundo


Encontré a Phebus no tan asustado como había imaginado, sin embargo temblaba mucho. Despedía un fuerte olor a ozono y estaba pringoso de algo semejante a restos de un saco amniótico. No padecía herida. Lo acaricié y poco a poco sacó el rabo de entre las patas para expresar su contento.

-Anda, entra en la caseta –le dije-. No quiso hacerlo, entonces eché una ojeada al interior. Casi al fondo descubrí, con gran asombro, otro cubo, pero éste de quince centímetros de alto por la mitad de ancho, encerrando una escultura que representaba un extraño astronauta, color bronce. Calzaba botas semejantes a patas de avestruz. El rostro era cetrino y enjuto, de arcos oculares prominentes, ojos enormes de pez abisal, labios pequeños y pulposos, nariz de veterano boxeador... He dicho escultura, como consecuencia de su inmovilidad. La subí a casa, tembloroso de emoción ¡ La experiencia que estábamos viviendo era extraordinaria!

Encontré a mi compañera tan dormida que preferí no mostrarle el nuevo hallazgo.

Me acerqué a la cómoda, tiré del “secreter” y...
-¡Caspita! –el cubo de Phebus no estaba.

Hurgué nerviosamente entre los objetos eteroclitos almacenados... ¡cero! Pensé que ella lo habría desplazado por prudencia o impulsada por su singular concepto del orden.

Deposité el astronauta en el cajón, lo cerré con delicadeza para no hacer ruido y regresé al lecho, al encuentro de la agradable piel de mi mujer y de la acogedora tibieza de sus glúteos, que tanto me gustaba sentir contra el vientre y los muslos.


Cuando bajamos a la cocina para desayunar, los niños ya se habían ido a la escuela. Eran chicos muy autónomos, Salían a las siete de la mañana, par tomar el autobús escolar a unos novecientos metros de la casa. Así que nos encontrábamos en condiciones óptimas para hablar de los acontecimiento de la pasada noche.

Deposité la figura del astronauta sobre la mesa y expliqué a mi mujer las circunstancias de su hallazgo. Luego le pregunté por el paradero del desapareido cubo.

-No sé nada –me respondió con la mirada fija en la figurilla del astronauta.
- Venga, cariño! –insistí- ¿No crees posible que lo hayas cambiado de sitio, medio dormida, y no lo recuerdes?
- No lo he tocado –me respondió cerrando los dientes. La estaba hartando.
- Bien, bien....¿Entonces?...
- No lo sé. Quizá no fuera durable...se difumine...no sé...como una foto mal fijada. A lo mejor le va a ocurrir lo mismo a ese monigote tan feo.

Pero el tiempo transcurrió sin cambio para el astronauta.
Del cubo desaparecido ¡ ni rastro! Salvo si admitimos como restos la especie de lentilla de contacto, color marrón, que un día de limpieza general, descubrimos en un rincón del “secreter”.

Pues bien, tuve la humorada de presentar, como artista que soy, “mi escultura” en cuatro certámenes internaciones de arte. Gané cuatro primeros premios en metálico, lo cual me vino como anillo al dedo, para pagar los estudios de mis hijos.

Dos años han transcurrido. Seguiremos a la espera de la invisible peonza musical, rogando que la próxima vez se manifieste con las cartas boca a arriba. 
*

FRANCISCO LEZCANO LEZCANO

 

 

 

Please reload

BANER HORIZONTAL.jpg
Please reload